Conéctate con nosotros

¡Hola!, ¿qué estás buscando?

Segunda División

Póker de Ases, Columna de Rodrigo Molina

Se ha iniciado la temporada futbolística 2015 – 2016 en Tercera División, y cunde la expectación por saber cómo será la experiencia deportiva que tendrán los cuatro equipos ascendidos desde la Tercera División B el año recién pasado. El entusiasmo y las ganas por seguir el desarrollo de estas cuatro instituciones en cuanto a su rendimiento en la cancha, sus resultados y el cumplimiento de los logros que persiguen, nos tendrá a todos con los siete sentidos en permanente alerta.

Ya en el pasado 2014 pudimos vislumbrar que el Campeonato de Tercera División B fue mucho más atractivo que el torneo de Tercera División A, el cual se decidió tempranamente a favor de Colchagua y Santa Cruz. En cambio en Tercera B se vivieron mezclas de emociones y dramatismos hasta la última jornada, no existiendo claro favoritismo hacia alguna institución por sobre otras y luchando con tesón, esfuerzo y sacrificio hasta el último segundo de cada partido en pos del logro máximo que significaba ascender hacia la máxima categoría del fútbol de ANFA.

Fue así que Real San Joaquín, elenco que fue consolidándose como un equipo que privilegiaba el fútbol colectivo, logró asirse como el monarca de la Tercera B 2014, mientras que Chimbarongo FC cristalizaba un proyecto ambicioso trazado desde principios del pasado año, quedándose con el segundo ascenso directo. La justicia deportiva y futbolística determinó que después de mortales definiciones ida y vuelta en un repechaje angustiante, Gasparín FC y Juventud Salvador lograban hacer realidad su sueño deportivo de ascender al fútbol grande de ANFA, arrebatándole con toda justicia aquellos cupos tanto a Pudahuel Barrancas como a Enfoque, respectivamente.

Es por todo esto que resulta motivante visualizar cómo este Póker de Ases nos mostrará en cada fin de semana, cómo llevará a cabo una nueva fase de sus ambiciosos proyectos, esta vez en un escalón más alto.

Real Juventud San Joaquín es el último campeón de la Tercera División B. Surgido desde el interior de la Población La Legua Emergencia, tuvo sus inicios en la Escuela de Fútbol de Iván Zamorano, que ha obtenido importantes triunfos en el extranjero, derrotando a River Plate en Argentina y al Real Madrid en España, y ganando en el mismísimo Maracaná en Brasil. Se incorporó a la Tercera B en el 2013, con un proyecto que no solo enfatiza la búsqueda de logros deportivos, apuntando a llegar al profesionalismo e insertarse en el fútbol de cadetes para dar una oportunidad a jóvenes de la comuna con aptitudes futbolísticas, lo cual nos permite percibir que su proyecto enfatiza igualmente lo social, buscando dar una oportunidad significativa a niños y jóvenes de La Legua y de San Joaquín de tener una opción valedera de hacer realidad sus sueños en el fútbol de alta competencia. Esto se fortalece por el vínculo que posee esta institución con la Universidad Santo Tomás, quien otorga becas de estudio a quienes forman parte de la institución azul. Para esta temporada, el cuadro dirigido por Jaime Lizama, joven técnico que enfatiza el fútbol colectivo y el espíritu de lucha sin claudicar en cada partido, han mantenido una base de jugadores que ya lleva tres años juntos, destacando nombres propios como el polifuncional Kevin Margirott, el liderazgo de Manuel Paiva, la capacidad goleadora de Lenin González y el enorme talento de Nicolás Barrera. Real San Joaquín se reforzó convenientemente con atractivos nombres como el ex goleador de Ferroviarios Javier Castillo, la eterna promesa surgida desde Colo-Colo Phillip Araos, el experimentado George Escalona, el fuerte zaguero central Torres y el retorno de Nicolás Chicahual, entre otros nombres.

Publicidad. Desliza para continuar leyendo.

La presencia de Chimbarongo en el fútbol de Tercera División no es nueva. Hace cerca de tres décadas atrás compitió el recordado Juventud Ferro que representaba a dicha localidad de la sexta región, el cual disputaba partidos apasionantes contra clubes como Cultural Doñihue, Unión Veterana o Chiprodal, además de su clásico rival Juventud Chépica. La mejor campaña del cuadro ferroviario la cumplió en el año 1987, en donde disputó la final por el ascenso a la vieja Segunda División ante un Colchagua reforzado con juveniles de Colo-Colo. Despúes de estar empatando gran parte del encuentro, finalmente Juventud Ferro terminaría inclinándose ante los colchagüinos por 4-1. Con el tiempo, el fuego ferroviario se fue extinguiendo hasta caer en un prolongado receso dejando a Chimbarongo sin fútbol en Tercera, hasta el año pasado en donde surge un proyecto deportivo llamado Chimbarongo FC, con Gerardo Silva, a mi juicio uno de los directores técnicos más exitosos en la historia de la Tercera División, a la cabeza técnica del proyecto, el cual buscaba a corto plazo el ascenso a la Tercera División A. El cuadro verde conformó un grupo de jóvenes jugadores con mucha hambre de gloria, muchos de ellos con pasado en las divisiones inferiores de O’higgins y otros con experiencia en clubes de Tercera como el aguerrido volante Luis Pizarro o el enérgico defensa Gerardo Núñez. Los chimbaronguinos lograron dejar en el camino al gran favorito Deportes Provincial Osorno, y después de una liguilla infartante se quedaron con el segundo ascenso directo derrotando en un dramático partido a Gasparín por 2-1, con Xavo Reyes como DT y con figuras consulares como el goleador William Búfalo Sepúlveda, el movedizo Héctor Caro la presencia del mejor portero de la división, su capitán Jonathan Salgado. Para este año, el cuadro de la sexta región es encabezado por el técnico Gustavo Sepúlveda, uno de los técnicos con mayor proyección en el fútbol chileno junto con Jorge Guzmán, DT de Lautaro de Buin, y que cumplió significativas campañas en JUPA y en Gasparín. Sepúlveda logró reforzar a Chimbarongo con ex jugadores de Gasparín, como el defensa Maxi Núñez, el volante Gabriel Cantillana y el delantero Álvaro Zapata, así como el enorme talento del volante ex Colchagua Carlos Díaz.

Gasparín FC es sinónimo de tesón, esfuerzo y dinamismo en pos de un logro deportivo, y es uno de los equipos por los cuales uno cruzaría cualquier distancia, aunque sea enorme, con tal de lograr el deleite de verlos jugar. No se puede catalogar como un fenómeno mediático ni mucho menos, pero de por sí fue y es uno de los equipos más llamativos y atractivos del fútbol tercerino.  Su proyecto deportivo nació en el año 2013, cuando un grupo de compañeros de primer año reunidos en la carrera de entrenador en el INAF (Instituto Nacional del Fútbol), encabezados por el empresario Jonathan Cereceda, quisieron cristalizar un proyecto futbolístico, que en un principio buscó revivir al club Nueva San Ramón, al cual agregaron el nombre de Soccer Gas, siendo el técnico Iván Endre su primer entrenador. Sin embargo existió un casi nulo apoyo de la municipalidad de dicha comuna, con muchas piedras en el camino como la negación del uso de instalaciones deportivas de la comuna  y varias objeciones de quien era el jefe de deportes de San Ramón, el ex seleccionado sub 17 Frank Lobos. Esto se trasuntó en malos resultados, perdiendo nueve partidos consecutivos del Campeonato de Transición 2013 y obligando a los emprendedores del proyecto a buscar nuevos horizontes, los cuales aterrizarían en la comuna de El Bosque, cuya Municipalidad acogió a la nueva institución. Sus fundadores son personas que no conocen la palabra rendirse, y actuando con tesón y sumo esfuerzo, decidieron otorgarle una nueva estructura al club, decidiendo ocupar el nombre de Gasparín, empresa de reparto de gas licuado, cristalizando el cambio de nombre a principios del 2014, siendo el Señor Cereceda quien encabezase esta reestructuración desde la testera. A pesar de tener el apoyo del Municipio de El Bosque, Gasparín FC es un proyecto independiente, cuyo horizonte a mediano plazo es lograr el paso hacia el profesionalismo y ser una vía alternativa para jóvenes y niños con talento para llegar al fútbol profesional. Gasparín es a mi juicio, la institución que mejor difusión hace de sus actividades, llegando a contar con su propio canal de youtube, contando con resúmenes de sus partidos y entrenamientos que cumplen con el propósito de exponer a sus jugadores como protagonistas y las actividades más allá de lo deportivo que giran en torno a la institución, como por ejemplo, la venta de sus camisetas cuyo escudo representa la imagen sagrada de los Thundercats, famosos dibujos animados de los ’80 que representaban a un grupo de felinos humanizados que luchaban constantemente contra la adversidad en pos de un objetivo común, el triunfo y el logro de llegar a lo más alto. Gasparín FC es una familia, en donde se refleja la unión como soporte de una campaña deportiva, privilegiando la inserción de jóvenes y talentosos jugadores con hambre y sueños gigantes de victoria, en donde el entusiasmo se une con la responsabilidad, generando la autodisciplina deportiva que se trasuntó en el logro futbolístico de ascender a Tercera A vía repechaje, superando a un desesperado Pudahuel. Inolvidable fue el aporte del goleador Juan Carlos González, autor del golazo que significó el ascenso y que hoy desea abrirse camino en la Segunda División Profesional, como así también de otros futbolistas que este año emprendieron nuevos rumbos junto con el DT Sepúlveda. El Gasparín 2015 nos muestra un rostro joven e impetuoso, con una base de jugadores donde destaca el plástico portero Frank Cerda, los aguerridos centrales Parada, Rivas y Zamorano, los laboriosos volantes Ibarra y Vega y los veloces Pizarro, Pane y Tenorio, a los cuales se agregan refuerzos como los defensas Vargas (ex JUPA), Fernández (ex Estación Central), el talentoso volante Claudio Chiguay (ex Chimbarongo) y los atacantes Lobos y Jorquera (ex General Velásquez). Paso a paso, Gasparín se ira reforzando hasta formar un equipo competitivo encabezado por su nuevo DT, Francisco Quiroz.

Por último tenemos al último as, Juventud Salvador. Hace algunos años me encontré con su Director Técnico, Manuel Rodríguez, quien hizo sus primeras armas técnicas en las cadetes de Unión Española y en Ferroviarios. Él me habló de su proyecto deportivo, el DAS, Deportivo Atlético Solidaridad, que buscaba reunir a jóvenes talentos en un equipo que no solo enfatizara lo futbolístico, sino que buscase lograr el equilibrio con un rol social en cuanto a la formación integral del futbolista, uniendo lo deportivo con otros aspectos como lo familiar, lo religioso y lo social. El proyecto deportivo DAS se cristalizó en el 2013, transformándose en Juventud Salvador, el cual comenzó a competir en la comuna de Pedro Aguirre Cerda y hoy lo hace en Lo Espejo, disputando sus encuentros de local en el Complejo Cardenal Caro. Ya en el 2013 estuvo a un punto de llegar a la Liguilla de Ascenso a Tercera A, y el año pasado cristalizó su ascenso al fútbol mayor de ANFA derrotando como visitante 1-3 a Enfoque. Su fútbol enfatiza esfuerzo, laboriosidad y juego en conjunto, otorgando dinamismo a su fútbol colectivo. Su dupla de ataque es una de las más efectivas de la división, y el aporte goleador de Roberto Amaya y Benjamín López es letal. Los refuerzos del portero Alan Fernández (ex Estación Central) y de Nicolás Ale (ex Magallanes), le otorgarán mayor vitalidad a un cuadro en sí compacto.

Los cuatro ases se están transformando en protagonistas de la Copa Absoluta. Real San Joaquín y Chimbarongo han arrasado con sus rivales a través de sendas goleadas, mientras que Gasparín encabeza su grupo después de un triunfo y un empate, y Juventud Salvador arrasó con Luis Matte Larraín asestándole un rotundo 7-1. El fútbol es la ciencia de lo impredecible, y, porqué no, podría surgir la expectativa de ver, a mediados del próximo año 2016, como los cuatro elencos estarán bregando por llegar a la meta cumbre, arribar al profesionalismo.

RODRIGO MOLINA.

Se ha iniciado la temporada futbolística 2015 – 2016 en Tercera División, y cunde la expectación por saber cómo será la experiencia deportiva que tendrán los cuatro equipos ascendidos desde la Tercera División B el año recién pasado. El entusiasmo y las ganas por seguir el desarrollo de estas cuatro instituciones en cuanto a su rendimiento en la cancha, sus resultados y el cumplimiento de los logros que persiguen, nos tendrá a todos con los siete sentidos en permanente alerta.

Publicidad. Desliza para continuar leyendo.

Ya en el pasado 2014 pudimos vislumbrar que el Campeonato de Tercera División B fue mucho más atractivo que el torneo de Tercera División A, el cual se decidió tempranamente a favor de Colchagua y Santa Cruz. En cambio en Tercera B se vivieron mezclas de emociones y dramatismos hasta la última jornada, no existiendo claro favoritismo hacia alguna institución por sobre otras y luchando con tesón, esfuerzo y sacrificio hasta el último segundo de cada partido en pos del logro máximo que significaba ascender hacia la máxima categoría del fútbol de ANFA.

Fue así que Real San Joaquín, elenco que fue consolidándose como un equipo que privilegiaba el fútbol colectivo, logró asirse como el monarca de la Tercera B 2014, mientras que Chimbarongo FC cristalizaba un proyecto ambicioso trazado desde principios del pasado año, quedándose con el segundo ascenso directo. La justicia deportiva y futbolística determinó que después de mortales definiciones ida y vuelta en un repechaje angustiante, Gasparín FC y Juventud Salvador lograban hacer realidad su sueño deportivo de ascender al fútbol grande de ANFA, arrebatándole con toda justicia aquellos cupos tanto a Pudahuel Barrancas como a Enfoque, respectivamente.

Es por todo esto que resulta motivante visualizar cómo este Póker de Ases nos mostrará en cada fin de semana, cómo llevará a cabo una nueva fase de sus ambiciosos proyectos, esta vez en un escalón más alto.

Real Juventud San Joaquín es el último campeón de la Tercera División B. Surgido desde el interior de la Población La Legua Emergencia, tuvo sus inicios en la Escuela de Fútbol de Iván Zamorano, que ha obtenido importantes triunfos en el extranjero, derrotando a River Plate en Argentina y al Real Madrid en España, y ganando en el mismísimo Maracaná en Brasil. Se incorporó a la Tercera B en el 2013, con un proyecto que no solo enfatiza la búsqueda de logros deportivos, apuntando a llegar al profesionalismo e insertarse en el fútbol de cadetes para dar una oportunidad a jóvenes de la comuna con aptitudes futbolísticas, lo cual nos permite percibir que su proyecto enfatiza igualmente lo social, buscando dar una oportunidad significativa a niños y jóvenes de La Legua y de San Joaquín de tener una opción valedera de hacer realidad sus sueños en el fútbol de alta competencia. Esto se fortalece por el vínculo que posee esta institución con la Universidad Santo Tomás, quien otorga becas de estudio a quienes forman parte de la institución azul. Para esta temporada, el cuadro dirigido por Jaime Lizama, joven técnico que enfatiza el fútbol colectivo y el espíritu de lucha sin claudicar en cada partido, han mantenido una base de jugadores que ya lleva tres años juntos, destacando nombres propios como el polifuncional Kevin Margirott, el liderazgo de Manuel Paiva, la capacidad goleadora de Lenin González y el enorme talento de Nicolás Barrera. Real San Joaquín se reforzó convenientemente con atractivos nombres como el ex goleador de Ferroviarios Javier Castillo, la eterna promesa surgida desde Colo-Colo Phillip Araos, el experimentado George Escalona, el fuerte zaguero central Torres y el retorno de Nicolás Chicahual, entre otros nombres.

La presencia de Chimbarongo en el fútbol de Tercera División no es nueva. Hace cerca de tres décadas atrás compitió el recordado Juventud Ferro que representaba a dicha localidad de la sexta región, el cual disputaba partidos apasionantes contra clubes como Cultural Doñihue, Unión Veterana o Chiprodal, además de su clásico rival Juventud Chépica. La mejor campaña del cuadro ferroviario la cumplió en el año 1987, en donde disputó la final por el ascenso a la vieja Segunda División ante un Colchagua reforzado con juveniles de Colo-Colo. Despúes de estar empatando gran parte del encuentro, finalmente Juventud Ferro terminaría inclinándose ante los colchagüinos por 4-1. Con el tiempo, el fuego ferroviario se fue extinguiendo hasta caer en un prolongado receso dejando a Chimbarongo sin fútbol en Tercera, hasta el año pasado en donde surge un proyecto deportivo llamado Chimbarongo FC, con Gerardo Silva, a mi juicio uno de los directores técnicos más exitosos en la historia de la Tercera División, a la cabeza técnica del proyecto, el cual buscaba a corto plazo el ascenso a la Tercera División A. El cuadro verde conformó un grupo de jóvenes jugadores con mucha hambre de gloria, muchos de ellos con pasado en las divisiones inferiores de O’higgins y otros con experiencia en clubes de Tercera como el aguerrido volante Luis Pizarro o el enérgico defensa Gerardo Núñez. Los chimbaronguinos lograron dejar en el camino al gran favorito Deportes Provincial Osorno, y después de una liguilla infartante se quedaron con el segundo ascenso directo derrotando en un dramático partido a Gasparín por 2-1, con Xavo Reyes como DT y con figuras consulares como el goleador William Búfalo Sepúlveda, el movedizo Héctor Caro la presencia del mejor portero de la división, su capitán Jonathan Salgado. Para este año, el cuadro de la sexta región es encabezado por el técnico Gustavo Sepúlveda, uno de los técnicos con mayor proyección en el fútbol chileno junto con Jorge Guzmán, DT de Lautaro de Buin, y que cumplió significativas campañas en JUPA y en Gasparín. Sepúlveda logró reforzar a Chimbarongo con ex jugadores de Gasparín, como el defensa Maxi Núñez, el volante Gabriel Cantillana y el delantero Álvaro Zapata, así como el enorme talento del volante ex Colchagua Carlos Díaz.

Gasparín FC es sinónimo de tesón, esfuerzo y dinamismo en pos de un logro deportivo, y es uno de los equipos por los cuales uno cruzaría cualquier distancia, aunque sea enorme, con tal de lograr el deleite de verlos jugar. No se puede catalogar como un fenómeno mediático ni mucho menos, pero de por sí fue y es uno de los equipos más llamativos y atractivos del fútbol tercerino.  Su proyecto deportivo nació en el año 2013, cuando un grupo de compañeros de primer año reunidos en la carrera de entrenador en el INAF (Instituto Nacional del Fútbol), encabezados por el empresario Jonathan Cereceda, quisieron cristalizar un proyecto futbolístico, que en un principio buscó revivir al club Nueva San Ramón, al cual agregaron el nombre de Soccer Gas, siendo el técnico Iván Endre su primer entrenador. Sin embargo existió un casi nulo apoyo de la municipalidad de dicha comuna, con muchas piedras en el camino como la negación del uso de instalaciones deportivas de la comuna  y varias objeciones de quien era el jefe de deportes de San Ramón, el ex seleccionado sub 17 Frank Lobos. Esto se trasuntó en malos resultados, perdiendo nueve partidos consecutivos del Campeonato de Transición 2013 y obligando a los emprendedores del proyecto a buscar nuevos horizontes, los cuales aterrizarían en la comuna de El Bosque, cuya Municipalidad acogió a la nueva institución. Sus fundadores son personas que no conocen la palabra rendirse, y actuando con tesón y sumo esfuerzo, decidieron otorgarle una nueva estructura al club, decidiendo ocupar el nombre de Gasparín, empresa de reparto de gas licuado, cristalizando el cambio de nombre a principios del 2014, siendo el Señor Cereceda quien encabezase esta reestructuración desde la testera. A pesar de tener el apoyo del Municipio de El Bosque, Gasparín FC es un proyecto independiente, cuyo horizonte a mediano plazo es lograr el paso hacia el profesionalismo y ser una vía alternativa para jóvenes y niños con talento para llegar al fútbol profesional. Gasparín es a mi juicio, la institución que mejor difusión hace de sus actividades, llegando a contar con su propio canal de youtube, contando con resúmenes de sus partidos y entrenamientos que cumplen con el propósito de exponer a sus jugadores como protagonistas y las actividades más allá de lo deportivo que giran en torno a la institución, como por ejemplo, la venta de sus camisetas cuyo escudo representa la imagen sagrada de los Thundercats, famosos dibujos animados de los ’80 que representaban a un grupo de felinos humanizados que luchaban constantemente contra la adversidad en pos de un objetivo común, el triunfo y el logro de llegar a lo más alto. Gasparín FC es una familia, en donde se refleja la unión como soporte de una campaña deportiva, privilegiando la inserción de jóvenes y talentosos jugadores con hambre y sueños gigantes de victoria, en donde el entusiasmo se une con la responsabilidad, generando la autodisciplina deportiva que se trasuntó en el logro futbolístico de ascender a Tercera A vía repechaje, superando a un desesperado Pudahuel. Inolvidable fue el aporte del goleador Juan Carlos González, autor del golazo que significó el ascenso y que hoy desea abrirse camino en la Segunda División Profesional, como así también de otros futbolistas que este año emprendieron nuevos rumbos junto con el DT Sepúlveda. El Gasparín 2015 nos muestra un rostro joven e impetuoso, con una base de jugadores donde destaca el plástico portero Frank Cerda, los aguerridos centrales Parada, Rivas y Zamorano, los laboriosos volantes Ibarra y Vega y los veloces Pizarro, Pane y Tenorio, a los cuales se agregan refuerzos como los defensas Vargas (ex JUPA), Fernández (ex Estación Central), el talentoso volante Claudio Chiguay (ex Chimbarongo) y los atacantes Lobos y Jorquera (ex General Velásquez). Paso a paso, Gasparín se ira reforzando hasta formar un equipo competitivo encabezado por su nuevo DT, Francisco Quiroz.

Publicidad. Desliza para continuar leyendo.

Por último tenemos al último as, Juventud Salvador. Hace algunos años me encontré con su Director Técnico, Manuel Rodríguez, quien hizo sus primeras armas técnicas en las cadetes de Unión Española y en Ferroviarios. Él me habló de su proyecto deportivo, el DAS, Deportivo Atlético Solidaridad, que buscaba reunir a jóvenes talentos en un equipo que no solo enfatizara lo futbolístico, sino que buscase lograr el equilibrio con un rol social en cuanto a la formación integral del futbolista, uniendo lo deportivo con otros aspectos como lo familiar, lo religioso y lo social. El proyecto deportivo DAS se cristalizó en el 2013, transformándose en Juventud Salvador, el cual comenzó a competir en la comuna de Pedro Aguirre Cerda y hoy lo hace en Lo Espejo, disputando sus encuentros de local en el Complejo Cardenal Caro. Ya en el 2013 estuvo a un punto de llegar a la Liguilla de Ascenso a Tercera A, y el año pasado cristalizó su ascenso al fútbol mayor de ANFA derrotando como visitante 1-3 a Enfoque. Su fútbol enfatiza esfuerzo, laboriosidad y juego en conjunto, otorgando dinamismo a su fútbol colectivo. Su dupla de ataque es una de las más efectivas de la división, y el aporte goleador de Roberto Amaya y Benjamín López es letal. Los refuerzos del portero Alan Fernández (ex Estación Central) y de Nicolás Ale (ex Magallanes), le otorgarán mayor vitalidad a un cuadro en sí compacto.

Los cuatro ases se están transformando en protagonistas de la Copa Absoluta. Real San Joaquín y Chimbarongo han arrasado con sus rivales a través de sendas goleadas, mientras que Gasparín encabeza su grupo después de un triunfo y un empate, y Juventud Salvador arrasó con Luis Matte Larraín asestándole un rotundo 7-1. El fútbol es la ciencia de lo impredecible, y, porqué no, podría surgir la expectativa de ver, a mediados del próximo año 2016, como los cuatro elencos estarán bregando por llegar a la meta cumbre, arribar al profesionalismo.

RODRIGO MOLINA.

Haz click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo más popular...

Primera B

A continuación te dejamos un resumen de la tabla ponderada y los equipos más complicados.

Primera B

Revisamos los números que tiene la Primera B tras el comienzo de la segunda ronda del torneo 2020.

Segunda División

Insólita situación se vivirá en Concepción esta tarde, luego de que el club Independiente de Cauquenes confirmara que la ANFP decidió no suspender el...

Tercera A

Vuelve el fútbol de Tercera División el próximo fin de semana y te dejamos a continuación la programación de los encuentros.

Publicidad