Conéctate con nosotros

¡Hola!, ¿qué estás buscando?

Segunda División

La Columna del Señor Molina “Palabras para un ascenso”

Deportes Puerto Montt logró el ansiado ascenso a la Primera División B del fútbol profesional chileno luego de vencer con amplio margen a San Antonio Unido por la cuenta de 4-0. Un año después de caer en una definición similar, y en el mismo escenario, el remozado Estadio Chinquihue de la sureña ciudad, ante Iberia de Los Ángeles por la cuenta mínima, los puertomonttinos demostraron que el fútbol es un deporte que otorga revanchas y satisfaccionesdespués de un largo proceso.

Han pasado casi 72 horas (tiempo tad9082568aca4e8ef5dc63f12f94b8627n de boga en estos duros momentos políticos que vive el país) desde que Deportes Puerto Montt obtuvo el ascenso a la Primera B. En una magistral demostración de fútbol, el cuadro salmonero, dirigido por Erwin Durán, literalmente pasó por arriba del cuadro lila del puerto de la ex quinta región, no solo futbolísticamente, sino también en lo físico, en lo táctico, como así también en lo psicológico y en lo motivacional. A sabiendas de que los salmoneros tenían que vencer como única instancia para poder obtener el ascenso, pudimos observar literalmente a un solo cuadro en la cancha, mientras que el cuadro de la gaviota, al cual le servían dos resultados para ascender a la segunda categoría del profesionalismo, el triunfo y el empate, se vio impotente ante la superioridad clara de sus rivales.

Sin embargo, es menester analizar las razones y fundamentos que englobaron este ascenso en cancha que obtuvo el cuadro puertomonttino, para poder comprender de manera diáfana porque se produjo esta consecuencia futbolística que tendrá a Puerto Montt entre los 16 integrantes de la Primera B 2015-2016.

 ¿Por qué ganó Puerto Montt? Erwin Durán ya tiene un gran logro dentro de su currículum profesional como Director Técnico, como fue el título de Campeón de Tercera División A con Fernández Vial el 2013. Por lo mismo, ya contaba con una experiencia de vital importancia para lo que se suponía un desafío que era ganar un partido como única alternativa para lograr el ascenso a la Primera B. Por lo mismo debía plantear un esquema ofensivo que se sustentara en el orden y la disciplina táctica. Es por aquello que debía confiar en una oncena titular que ha sido la habitual a lo largo de esta temporada, y procurar no realizar demasiadas modificaciones. A pesar de que existía la posibilidad de que SAU solo atacaría con un solo hombre en delantera, Durán no renunció a defender en zona, con una línea de cuatro hombres, en donde los laterales podían proyectarse en ofensiva, sobre todo por el lado de Diego Sepúlveda en la franja izquierda, pero sin descuidar el esquema.

En el mediocampo, Durán apostó a usar cuatro jugadores manejando dos esquemas de acuerdo a las características del partido. Cuando la necesidad por obtener la ventaja en el marcador, el mediocampo puertomonttino tomaba la forma de un romboA_UNO_520302-960x623, con Bustamante en la zona de contención, Abarzúa y Corral abiertos como volantes por las bandas, y el Mariachi Núñez organizando el fútbol desde la zona media, muchas veces retrocediendo para asociarse con los demás volantes en la organización del fútbol. Cuando Puerto Montt logró la apertura de la cuenta y ponerse en ventaja, y después ampliarla con un segundo penal, Durán formó una línea de tres hombres en la zona de contención (Abarzúa, Bustamante y Corral), manteniendo al Mariachi como enlace con los dos delanteros en punta, construyendo fútbol desde tres cuartos de cancha.

En la ofensiva, Durán encontró la clave para vulnerar una defensa muy bien conformada como la del SAU, y esa fórmula no se basaba en que sus dos hombres en punta fuesen a buscar el gol al mismo tiempo, sino en tener un pivot asistidor y un finiquitador como en el básquetbol. Román renunció a la búsqueda del gol, resondiendo a la necesidad de asistir permanentemente al goleador del equipo, al hombre que tenía como misión romper la barrera defensiva visitante usando todas sus aptitudes, como fue el caso de Parraguez. En este sentido, había que vulnerar la defensa lila pasando por los espacios que se vislumbraban entre Vidal y Durán y entre Díaz y Jerez. De hecho, los dos penales se cobraron a partir del paso en que se abrió Parraguez entre los espacios de ambas zonas en la defensa lila.

Por supuesto que en este análisis tienen cabida las individualidades, las cuales tuvieron suma importancia en el ascenso puertomonttino. Partiendo por la seguridad que impone el portero Sebastián Pérez. El “zanahoria”, con su sola presencia, infunde confianza en sus compañeros acerca de que el arco salmonero estará bien resguardado, y a pesar de que no tuvo tanto trabajo en la fría noche del martes, cuando le tocó trabajar lo hizo con prestancia. Sin duda de que la noche del ascenso puertomonttino tuvo nombre y apellido: JAVIER PARRAGUEZ. No solo porque fue el baluarte de la oncena salmonera, sino también por su gran importancia táctica. Parraguez se transformó en el abrelatas de una defensa visitante que se suponía iba a ser cerrada desde un principio, y con su velocidad, claridad mental y fortaleza física, pudo abrir huecos en la última línea sanantonina y así poder vulnerarla poco a poco hasta abrir flancos que provocaron, en primer lugar, que cobraran dos penales a su favor, y después, finiquitar dos jugadas de gol, una de pelota parada y otra a través de un veloz contragolpe. Parraguez no es el típico centrodelantero de alta estatura y amplia envergadura física, pero su despliegue físico y velocidad le permiten aprovechar los espacios, abrirse entre las defensas y poseer un gran poder de finiquitación tanto en pelotas aéreas como en pelotas bajas. Por último, citar como gran individualidad en la noche del martes al Mariachi Núñez. Hace mucho tiempo, desde su aparición en Rangers, que no había presenciado una actuación tan preponderante como la que tuvo Jonathan el martes. Con un despliegue envidiable en cuanto a lo físico, moviéndose por todo el frente creativo, avanzando hacia ambos laterales, retrocediendo hacia zona de contención, buscando permanentemente el balón y con mucha claridad y precisión en los pases y en la búsqueda de los espacios, siendo después de Parraguez, y sin quitarle méritos al resto de sus compañeros, la segunda mejor figura salmonera en el Chinquihue.

Publicidad. Desliza para continuar leyendo.

 ¿Por qué perdió el SAU? No creo que sea mi misión resaltar en este análisis los enormes problemas naturales que dejó la erupción del Volcán Calbuco, ni tampoco opinar sobre si el arbitraje de Claudio Puga fue bueno o fue malo, o si fueron decisivos sus cobros en los lanzamientos penales en contra del SAU (para mi en lo personal, ambos penales fueron bien cobrados), sino tratar de analizar porqué razones perdió la posibilidad de ascender un equipo que tenía dos alternativas para lograrlo, el triunfo y el empate. En lo personal no creo que haya sido miedo escénico ni que se hayan visto superados por un estadio colmado con diez mil personas en sus aposentadurías. Si bien es cierto que las ausencias fueron fundamentales para su accionar, en especial las ausencias de Triviño y de Canales en ofensiva, ya que Oviedo estuvo muy huérfano en el ataque lila, en líneas generales hubo falta de madurez y de preparación psicológica y emocional en los jugadores quienes no pudieron ni supieron jugar adecuadamente esta gran final tomando en cuenta estos factores. ¿Existió conformidad o exceso de confianza previa a este crucial partido? ¿Existió relajación o mentalidad de dar por muerto a un rival creyendo en que iba a estar desesperado?

Futbolísticamente no hubo respuesta ante un planteamiento del rival que fue mucho más dinámico, tampoco hubo el suficiente orden para romper los circuitos ofensivos que se fuero armando tanto en el mediocampo como en la ofensiva puertomonttina, otorgando los espacios suficientes que fueron bien aprovechados por los salmoneros. Un ejemplo, nunca en los 90 minutos la defensa del cuadro de la gaviota logró romper el tándem Román-Parraguez. A esto hay que agregar que no existió jerarquía en sus individualidades: Ya dijimos que Oviedo estuvo muy huérfano en ataque, y el líder natural del SAU, Johans Dulcién, llamado a ser el símbolo del cuadro lila, cayó muy fácil en las trampas defensivas salmoneras, siendo aislado del juego y al final terminando en su salida del campo de juego.

¿Falló Musrri?, aún no se entiende cómo dos jugadores habitualmente titulares como el defensor Diego González ni el talentoso creador Isaías Peralta no arrancaron desde el pitazo inicial. González solamente estuvo ausente en dos partidos anteriormente, y en la eventualidad sería el marcador ideal que detuviese los intentos ofensivos de Parraguez. Mientras que Peralta era el 10 idóneo que encabezaría un fútbol de contragolpe, apostando por pelotazos en profundidad que pudieron ser aprovechados en lo ideal por Oviedo o por Dulcién, o por jugadores veloces como Barahona. Es muy probable que Musrri haya apostado por el control del mediocampo, en virtud del trabajo que pudiesen haber desarrollado jugadores como Segovia, Lobos o Alarcón, cerrando los espacios a los salmoneros y cortando sus circuitos ofensivos, y que en el segundo tiempo, con el ingreso de Peralta, apostar a un fútbol de contragolpe que buscase asestar el golpe letal que les hubiese dado el título y el ascenso, apuesta que a todas luces no se dio a lugar.

Esta es mi tesis sobre el ascenso de Deportes Puerto Montt. Muchos la compartirán, otros tantos no la compartirán, pero lo hermoso de todo esto es poder analizar el fútbol a partir de lo hermoso que es verlo alejado de las luces rimbombantes y cercano hacia la realidad del hincha que con sumo esfuerzo y venciendo toda vicisitud, puede contemplar 90 minutos de fútbol en su estado puro. Esta final, y la final del año pasado entre Puerto Montt e Iberia, le pueden otorgar a la Segunda División un grado de importancia suficiente para poder ser, de una vez por todas, bien considerada dentro del Fútbol profesional y no como un cacho que surgió por el antojo de un grupo de dirigentes.

 Bienvenido, Puerto Montt a la Primera B… Felicitaciones al SAU, un digno rival.

RODRIGO MOLINA, para enascenso.cl

Publicidad. Desliza para continuar leyendo.

Lo más popular...

Primera B

A continuación te dejamos un resumen de la tabla ponderada y los equipos más complicados.

Primera B

Revisamos los números que tiene la Primera B tras el comienzo de la segunda ronda del torneo 2020.

Segunda División

Insólita situación se vivirá en Concepción esta tarde, luego de que el club Independiente de Cauquenes confirmara que la ANFP decidió no suspender el...

Tercera A

Vuelve el fútbol de Tercera División el próximo fin de semana y te dejamos a continuación la programación de los encuentros.

Publicidad